Es muy importante comer bien por las mañanas para que tu cuerpo funcione de forma efectiva durante todo el día. Aquí tienes todo lo necesario para que tu desayuno sea saludable.

  1. Debe contener vitaminas y minerales para poder empezar con energía y favorecer la concentración.
  2. Incluye frutas, vegetales, lácteos y cereales, repartidos entre el desayuno y media mañana.
  3. Lo mejor es elegir los alimentos propios de cada época del año, porque mantienen mejor sus propiedades nutricionales.
  4. Evita saltártelo ya que luego tendrás más hambre y picarás alimentos más calóricos.
  5. Tómalo pronto, nada más te levantes, ya que el cuerpo necesita ese chute de energía para arrancar el día.
  6. Dedícale el tiempo necesario, al menos 15 minutos para tomarlo tranquilamente. Es importante que estés sentado y mastiques bien lo que comes.
  7. Si no tienes tiempo, planifica el día anterior lo que tomarás y, deja medio listo el desayuno la noche anterior.
  8. Si te cuesta organizarte, llévate una fruta, un zumo o un yogur bajo en grasa y cereales; algo que te sea cómodo de transportar.
  9. Elige algo saludable para media mañana. Es necesario tomar algo para no llegar con tanta hambre a la comida, pero siempre algo saludable y ligero como una fruta, un yogur o un zumo.
  10. Compétalo con ejercicio: es vital combinar el desayuno equilibrado con actividad física regular para llevar una vida sana.