En definitiva el paro es una situación incómoda, pero bien llevada y aprovechando al límite sus posibilidades nos puede servir para coger fuerzas y afrontar una nueva etapa en la que un nuevo trabajo tiene cabida.

El desempleo es una situación que nos puede llevar a la desesperación, pero por desgracia, a día de hoy es algo cotidiano, por lo que antes de agobiarnos debemos pararnos a pensar cómo sobrellevar esta incómoda situación y buscar salidas. Con voluntad no dudes en que la situación a la que hoy no ves salida, la tendrá más pronto de lo que piensas.

Mientras tanto, estos ocho consejos te pueden ayudar no sólo a sobrellevar la situación, sino a encontrar de nuevo empleo lo más pronto posible.

sobrevivir-aldesempleo

Piensa siempre en el largo plazo

No se trata de ponerse en lo peor, pero sí que normalmente, encontrar un nuevo empleo es una carrera de fondo, y para ello debes estar tanto mentalmente, como económicamente preparado para soportar el mayor tiempo posible sin percibir ingresos.

Destina la ayuda que percibas para cubrir las necesidades básicas e incluso para crear o aumentar el “colchón” de imprevistos. Tampoco es cuestión de aferrarnos al mínimo gasto y a vivir preocupados por cada céntimo, pero cuanto más asegures tu estabilidad, menos incómodo te encontrarás en esta situación, y de eso se trata.

Ten a mano un plan B ante necesidades

Comida y gastos del hogar son los dos puntos que siempre tienes que tener cubiertos, pero no viene mal tener a mano un plan B ante posibles imprevistos que puedan surgir como una visita médica o avería.

Acudir a una cuenta de ahorro previamente planeada o a un préstamo online que te permita obtener un dinerillo extra incluso sin nómina son dos soluciones que te pueden dar salida a estos imprevistos sin que la situación económica te desborde.

Nunca pares de buscar

Parece una obviedad, pero en muchas ocasiones (sobre todo si la salida del anterior puesto de empleo ha sido algo traumática o estresante) nos vemos tentados a tomarnos unos meses de descanso tirando de ahorros o de la ayuda por desempleo. El paro no es una situación para tomarla a la ligera, por lo que debemos considerar la búsqueda de empleo como nuestro nuevo trabajo y dedicarle horas enteras cada día.

No desistas jamás

Actualmente la media está en seis meses desde que se pierde un trabajo y se encuentra otro, aunque la situación según el sector y las condiciones que busquemos puede determinar que la situación sea más corta o se alargue en el tiempo. Sea como sea y pase el tiempo que pase, nunca nos tenemos que dar por vencido: habrá días malos y días mejores, pero no debemos desistir de la idea que, con empeño, esfuerzo y dedicación, en cualquier momento llegará la oferta adecuada.

Agudizar en la lista de la compra

Tampoco es cuestión de volver a la cartilla de racionamiento, pero sí ser coherentes con la nueva situación económica: desde pasarnos a las marcas blancas a rebajar (que no suprimir, tampoco debe ser el paro un sufrimiento continuo) el número de “caprichos” pueden ser medidas que sin ser drásticas, nos aporten un considerable ahorro en la compra.

Dedica el tiempo libre a la formación

Es muy importante que dediques el tiempo a formarte y ampliar conocimientos. No sólo para el currículum que te va a permitir obtener un nuevo trabajo, sino para sentirte ocupado y liberar la mente de pensamientos pesimistas.

Sentirnos útiles durante la etapa de paro es el mejor bálsamo para sobrellevar la situación lo mejor posible.

No te “castigues”

Ni racionamiento, ni levantarnos con la sensación de no aportar nada a la vida familiar ni nada de eso. El paro es una situación que mal nos pese, se ha vuelto cotidiana, por lo que no es culpa tuya ni de nadie de tu alrededor, sino de las circunstancias.

Volviendo al símil de la carrera de fondo, son los corredores mejor preparados mentalmente y no sólo los que mejor formación física tienen, aquellos que la acaban. En la carrera por un trabajo lo mismo: la actitud cuenta y mucho.

Infórmate al detalle de las ayudas

Si tienes derecho a las ayudas por desempleo, lo más seguro es que ya estés informado de la cuantía y la duración. No obstante, no te limites a percibir aquello que te corresponde e infórmate en tu oficina del SEPE más cercana de otras posibilidades: desde ayudas a la formación, por familia numerosa, ampliaciones de la prestación etc.