Si hay una ciudad que puede presumir de estilo propio, esa es sin duda la ciudad de Barcelona. De hecho, los diseñadores interioristas en Barcelona son de los más reputados no solo por su buen hacer, sino por imprimir a cada uno de sus trabajos un ambiente único que combina el gusto mediterráneo con las sinuosas formas que el universo Gaudí ha grabado en nuestras retinas. Un estilo presente a cada rincón de una de las ciudades más innovadoras del mundo, ¿Quieres que tu hogar respire todas estas sensaciones? Te contamos cómo aplicar el estilo Barcelona a la decoración de tu hogar.

estilo-bacerlona-en-casaQue la luz lo inunde todo

Como capital mediterránea, Barcelona es ampliamente luminosa pese a situarse en el norte. Este último factor y ser una ciudad plenamente urbana, la puede alejar del imaginario popular de lo que es una decoración mediterránea (casas de encalado blanco con decoración marinera y ventanales de color azul marino, como sí se da en la cercana Sitges o en la idílica Ibiza) pero eso no significa que renuncie a disfrutar de cada rayo de sol y aprovecharlo con una decoración alejada de los tonos grisáceos.

En Barcelona a este respecto sienta muy bien los tonos beige y marrones claros, que por otra parte evocan al pino mediterráneo que cubre la sierra del Collserola. Tonos que sin ser excesivamente luminosos, combinan la claridad y calidez propia de una ciudad que tanto es disfrutable en verano como en el invierno.

Huir de los acabados rectos

Si hay una forma evocadora del universo arquitectónico barcelonés, esa es la de la fachada de la Pedrera, la obra residencial más emblemática de Gaudí. ¿Cómo podríamos imprimir ese estilo en nuestro hogar?

Muebles donde la forma circular priorice frente a las rectas es la forma más evidente de evocar este universo, pero cuidado: la idea es jugar con los elementos, que dialoguen los muebles unos entre otros y no resulte un pastiche de formas curvas sin sentido.

Por otra parte estos elementos nos pueden ayudar a reaprovechar rincones donde el espacio está muy delimitado, como las esquinas o habitaciones que carezcan de forma cuadrangular.

Sobrio colorido

Otro elemento y estilo emblema de Barcelona es el trencadís: esa bella y original técnica de agrupar pequeñas piezas cerámicas desiguales a modo de mosaico. Pese a que este estilo luce especialmente bello en imágenes de postal como las del lagarto del Park Güell, aplicado a nuestro hogar puede resultar excesivo si no se lleva a cabo de forma elegante.

Para ello mesas y encimeras donde se aplique en tonos blancos, sin abusar del color, puede ofrecer resultados admirables sin que la atención de la habitación se centre únicamente en estos elementos.

Diseño

Por último un factor muy importante: Barcelona es la capital del diseño, es una marca por sí misma… esta característica merece que cada elemento que abordemos para la decoración, sea cuidadosamente seleccionado y aplicado: nada de pastiches ni de combinaciones baratas, tal como afirmó el ilustre arquitecto con presencia también en la ciudad condal, Mies Van der Rohe: menos es más.

Es preferible un único elemento destacable pero bien pensado y que rebose elegancia y estilo, que no una habitación barroca llena de elementos sin sentido.