Si quieres acertar con tu elección y disfrutar de la compra de tu primer coche, sigue estos consejos y no fallarás en tu elección.

comprar-primer-cocheEl momento en que nos plantemos comprar el primer coche por necesidad o por capricho es un momento interesante e importante porque supone un desembolso que no pasa desapercibido en nuestra economía y la emoción del momento se puede ver truncada por un mar de dudas e incógnitas que resolver para acertar con la mejor elección.

 

Para que la compra de tu primer coche no sea un fracaso y por el contrario sea un éxito del que no te arrepientas durante la vida útil de tu nuevo coche, sean los años que sean,  aquí te proponemos una serie de consejos.

Presupuesto

No nos engañemos, el coche es un bien que aunque sea necesario, conlleva muchos más gastos que el desembolso inicial. A la hora de calcular el presupuesto necesario para la compra de un coche tenemos que tener muchos factores en cuenta, tales como el precio de la gasolina; el precio del aparcamiento (en algunas ciudades es un precio prohibitivo que hay que asumir si no queremos que nuestro coche duerma en la calle, con todos los desperfectos que ello conlleva); el precio del seguro obligatorio así como los impuestos varios por vehículo y circulación; reparaciones…

Para acertar con tu compra, calcula tu presupuesto teniendo en cuenta todos estos factores, al final el precio del coche será casi lo de menos.

Función del coche

Aquí también influyen muchos aspectos y dependerá de tus preferencias. Si el coche es una necesidad para ir al trabajo a diario, o si por el contrario lo es para movilizarte los fines de semana; en solitario o con familia; para grandes trayectos y viajes o destinos cortos…

Para eso también hay que valorar sinceramente para qué vamos a usar el coche y eso nos determinará el tipo de coche que necesitamos, a nivel de capacidad técnica, de almacenaje, de carga…

Tipo de coche

Teniendo claro qué coche necesitamos, qué uso le vamos a dar, así como el presupuesto del que disponemos para ello; la elección del tipo de coche viene dada.

Aquí podemos optar por comprar un coche nuevo, con los beneficios que tiene y con la ilusión de estrenar coche pero con los gastos extras que supone.

Comprar coches de segunda mano, con sus beneficios de precio más reducido pero con el miedo de que pueda salir rana si lo compramos sin garantías.

Y por último, los coches de kilómetro cero, que se han usado en el concesionario que los vende para que los posibles clientes usen el coche antes de hacerse con uno; y al sumar 10.000 kilómetros o menos se ponen a la venta a precios más bajos que nuevos, pero más altos que de segunda mano.