QUE NO CUNDA EL PÁNICO, SIEMPRE HAY FORMA DE DARSE A ENTENDER

Viajar a un país sin saber el lenguaje nativo puede ser abrumador, el encuentro con otra cultura tan diferente a la tuya siempre es muy intimidante. Te damos algunos consejos para que disfrutes sin estrés de tus escapadas.

NO ENTRES EN PÁNICO.

En el aeropuerto internacional de Rusia, la única palabra en los señalamientos reconocible para alguien acostumbrado al alfabeto latino es la palabra “Exit” (salida). Pero, calma, preguntando se llega a cualquier lado. Descarga una aplicación para traducir al instante, Word Lens del traductor de Google, traduce palabras impresas en carteles en 81 idiomas distintos, funciona con sólo tomarles una foto (en dispositivos Android puede trabajar sin
conexión a internet).

PALABRAS AMABLES QUE ABREN PUERTAS.

Los locales suelen ser bastante pacientes con los turistas. Antes de hacer cualquier pregunta asegúrate de ser cortés en el idioma nativo, apreciarán tu esfuerzo, te hablarán más pausado, puede que hasta en tu idioma o en inglés. Será necesario memorizar frases básicas como hola, adiós, por favor, gracias y el equivalente a: “disculpa, ¿me puedes ayudar?”

UTILIZA EL LENGUAJE CORPORAL Y LAS EXPRESIONES FACIALES.

Alrededor de 80 por ciento de la comunicación es no verbal, utiliza señas universales –como asentir o negar con la cabeza– y escucha cuidadosamente a tu interlocutor. Verás que puedes comprender más de lo que piensas sólo con estar atento.

TÚ TELÉFONO INTELIGENTE, LA NUEVA NAVAJA SUIZA.

Otra situación problemática es llegar al restaurante y no comprender el menú. Pregunta si poseen uno con imágenes y no palabras. Si no es el caso, será el momento de sacarle jugo a ese teléfono tan caro, descarga Babylon Touch, es ideal para la traducción impresa de libros, menús y periódicos. Otra de las aplicaciones imprescindibles es Jibbigo, que lleva el reconocimiento de voz al extremo, te ayudará a mantener la conversación en otro idioma al momento. La versión gratuita sólo incluye español al alemán y viceversa, los demás idiomas tienen un costo de cinco dólares.

PERMANECE CONECTADO.

Muchas de las aplicaciones serán de poca ayuda si no estás conectado a Internet. Boingo Wi-Finder es una suscripción mensual que detecta las redes de Wi-Fi y te ayuda a conectarte a ellas de forma segura. Los precios empiezan desde 7.95 dólares.